Bienvenido a Centros Auditivos Oír Vital - Localiza tu Centro


  Llámanos : 800 009 030 TELEFONO GRATUITO

barotrauma, aprende a evitar sus síntomas.

Barotrauma: Aprende a evitar sus síntomas durante el vuelo

La sensación de presión en el oído durante el despegue o aterrizaje del avión es causado por un desequilibrio entre la presión ambiental y presión en el interior del oído medio. En algunos casos, este desequilibrio puede causar barotrauma.

El oído medio está separado del entorno por una membrana llamada tímpano pero a la vez se comunica con el exterior a través de una apertura llamada la trompa de Eustaquio, que se abre en la parte nasal de la faringe.

Cuando aumenta la presión en el interior del oído medio, este aumento se equilibra con la presión del exterior a través de la trompa de Eustaquio. Cuando el avión gana altitud, la presión atmosférica reducida dentro de la cabina hace que los gases de dentro del oído medio se expandan. Este aumento de presión se drena hacia el exterior a través de la trompa de Eustaquio.

¿Qué es el barotrauma?

El «barotrauma» es una lesión causada cuando hay cambios bruscos en la presión y en el volumen del oído debido a la variación de la presión atmosférica, es decir, cuando se bajan o se suben altitudes relevantes rápidamente.

En caso de barotrauma leve y moderado, los principales síntomas son un leve dolor de oído, sensación de taponamiento, zumbido leve y reducción de la audición. Los síntomas generalmente desaparecen cuando el equilibrio de la presión se restablece.

En los casos de barotrauma severo el dolor de oído se intensifica así como la pérdida de audición.

¿Cómo afrontar los cambios de presión atmosférica?

El movimiento de la masticación activa un grupo de músculos que es responsable de la apertura de la trompa de Eustaquio, que se encuentra normalmente cerrada.

En estas situaciones de cambio drástico en la presión atmosférica se recomienda masticar un chicle justo antes del despegue y durante el aterrizaje. En estos supuesto se recomienda evitar dormir ya que mientras dormimos no tenemos la capacidad de equilibrar la presión. Otra maniobra que puede ayudar a evitar los efectos de la presión atmosférica en el oído es tapar la nariz con los dedos e intentar expulsar el aire, haciendo fuerza, por la nariz tapada. Esto ayuda a forzar la entrada de aire en los tubos auditivos logrando así equilibrar la presión atmosférica.

Si estas maniobras son ineficaces, se debe tapar la nariz y respirar por la boca. A continuación, se debe cerrar la boca y tratar sonar la nariz manteniendo esta tapada.

Respecto a las personas que usan audífonos, lo ideal para evitar las molestias del barotrauma es desactivar el aparato momentáneamente durante el despegue y aterrizaje.

Los bebés no son capaces de equilibrar intencionadamente la presión del aire. Por este motivo es común oír llorar a los niños en los vuelos. Pero podemos ayudarles con maniobras indirectas, tales como darles el biberón o el chupete y evitar que se duerman especialmente durante el ascenso y descenso. Los bebés tienen trompas de Eustaquio más horizontales y más pequeñas que las de los adultos por lo que no se recomienda alimentar a su niño en posición totalmente horizontal.

¿Se recomienda el uso de sprays nasales y/o descongestionantes?

Muchos pilotos y buceadores utilizan sprays nasales una hora antes del inicio del procedimiento de ascenso o descenso. Estos medicamentos pueden eliminar, aunque sea temporalmente, el «hinchazón» de la mucosa nasal, ayudando a abrir la trompa de Eustaquio. Sin embargo, estos medicamentos siempre deben utilizarse con precaución y bajo la orientación de un especialista debido a que algunas clases de estos medicamentos no deben ser utilizados por personas con problemas cardíacos, hipertensión, arritmias cardíacas, enfermedad de la tiroides, entre otros.

Consecuencias de un barotrauma

Además del dolor y la sensación de presión en el oído, puede causar pérdida de la audición. En casos más graves se puede producir la ruptura de la membrana timpánica causando sordera temporal. Dado que el oído es también uno de los mecanismos responsables del control de equilibrio, se puede producir mareos, vértigo y ruptura de la membrana del tímpano.
Todos estos síntomas suelen pasar un par de horas después del aterrizaje. Pero si los síntomas persisten, se recomienda consultar con un especialista.

 

Si necesita más información, llámanos y pida una cita en nuestro teléfono gratuito de atención al cliente: 800009030 o contacte con nosotros aquí.