Bienvenido a Centros Auditivos Oír Vital - Localiza tu Centro


  Llámanos : 800 009 030 TELEFONO GRATUITO

¿Por qué NO limpiarse los oídos con bastoncillos?

Muchas personas creen que usar bastoncillos de algodón para limpiar sus oídos puede retirar el exceso de cera y suciedad.
Empezamos el artículo con una pregunta,
¿Se ha preguntado por qué en alguna página web de marcas de bastoncillos, no se ve ni una imagen de orejas? Se destacan su versatilidad para aplicar maquillaje, limpiar la casa, hacer manualidades con los niños, incluso para curar heridas pequeñas… cualquier cosa menos limpiarse los oídos.

De hecho, si lee los envases de los bastoncillos, verá que todos contienen un mensaje que previene acerca del peligro de introducirlos en el canal auditivo.

Mensaje dentro del envase de bastoncillos ‘’No introducir en el canal auditivo’’.

Sin embargo, es relativamente comprensible este hábito de limpiarse los oídos con bastoncillos, puesto que la cera tiene un aspecto bastante desagradable, pero lo cierto es que, tiene una función esencial para nuestra salud auditiva, por lo que sería mucho más correcto dejar que se retire por sí sola, antes que eliminarla nosotros mismos.

Un estudio reciente del Nationwide Children´s Hospital de Estados Unidos informó que unos 12.500 menores de 18 años acuden cada año a emergencias por heridas en el oído relacionadas con el uso de bastoncillos. Estadísticamente, ocurre en 1 de cada 10 niños, 1 de cada 20 adultos y en más de un tercio de la población geriátrica, según la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología.

Además de lesiones en los oídos, usar bastoncillos o hisopos puede ser contraproducente al aumentar el riesgo de que se cree un tapón de cerumen, al empujar la cera hacia el interior del conducto auditivo. Ya que, a diferencia del resto del cuerpo, el oído tiene su propio sistema de autolimpieza.

Aunque el 99% de los niños lesionados se recuperaron sin complicaciones, en los casos más graves las consecuencias pueden ser fatales: daños en el tímpano, en la cadena de huesecillos de la audición o en el oído interno, llevando a causar mareos, problemas con el equilibrio y pérdida auditiva irreversible. Asimismo, el cerumen puede causar el bloqueo del canal auditivo, dolor, prurito (picazón), zumbidos u olor desagradable.

«Las dos grandes ideas equivocadas que suelo escuchar como otorrinolaringólogo son que los canales auditivos deben limpiarse en casa y que para ello se deben usar bastoncillos. Ambas son incorrectas», afirma Kris Jatana, médico, investigador y profesor universitario.

Producimos cera para mantener los oídos lubricados, limpios y protegidos de agentes externos

Si nota que produce demasiado cerumen, tiene constantemente los oídos taponados y su audición está afectada, lo mejor que puede hacer es acudir al Otorrino o su médico. Un especialista puede examinarle y ayudarle a determinar si el cerumen es realmente el problema, o si el problema es otro.

Y si todavía tienes dudas sobre cómo limpiar sus oídos de la forma más adecuada, puede leer las pautas que da la Academia Americana de Otorrinolaringología de Estados Unidos. Sus médicos explican las mejores prácticas y, por su puesto, en lo más alto de la lista de recomendaciones está la de no usar bastoncillos.

 

El diagnóstico precoz es clave para asegurar una buena salud auditiva. Si necesita más información sobre cómo proteger sus oídos, solicite cita en el teléfono gratuito 800 009 030 o envíe sus datos de Contacto y un profesional le llamará para informarle o reservar una cita gratuita.